Energía Geotérmica, Residencias que se calientan con la tierra

La energía geotérmica consigue un ahorro del consumo de hasta el 75% y su utilización gana adeptos en el sector residencial a pesar del considerable retraso en los continentes Americano y Europeo.
excavaciones-energia-geotermica
La geotermia es limpia, barata, inagotable y dicen de ella que es la energía renovable del siglo XXI. Buena carta de presentación y retahíla de piropos para esta fuente energética que aprovecha el calor del subsuelo para climatizar una vivienda y calentar el agua. Aunque sigue siendo una de las energías renovables menos conocidas, ha dado pasos de gigante en los últimos años y su auge se ha disparado desde 2008. Hace una década pocos sabían qué era la geotermia.
Se considera que esta energía renovable sigue sin calar de forma masiva entre los propietarios por dos motivos, por desconocimiento y por la creencia de que se trata de un sistema. Logra calentar y refrigerar una vivienda de 350 metros por menos de 160 dólares al mes (1.920 dólares al año). Si tuviera una caldera de gas y aire acondicionado convencional gastaría unos 425 dólares mensuales (5100 al año).
 energia-geotermica-1f
La geotermia es la energía almacenada en forma de calor bajo la superficie del terreno, así que es una fuente renovable que puede explotarse prácticamente en cualquier lugar. El funcionamiento es similar al que realiza el serpentín de una nevera; la diferencia es que ese serpentín (intercambiador geotérmico) está enterrado. El hecho de que la temperatura del interior del terreno se mantenga constante (entre 10 y 25 grados en Colombia) durante todo el año, permite que el intercambio de calor y frío se produzca en condiciones prácticamente estables en todas las estaciones del año. El circuito de intercambio (los captadores enterrados) extrae calor del terreno y con una bomba de calor (situada en el interior del inmueble) lo trasmite al edificio o vivienda en invierno, calentándolo a través de suelo radiante o fancoils. Por el contrario, en verano la casa se refrigera al cederse calor al terrero a través del mismo circuito de intercambio.
Cuanto más grande sea el inmueble y sus necesidades energéticas, más perforaciones y profundidad serán necesarias. En el grueso de las viviendas unifamiliares suele ser habitual realizar uno o dos pozos verticales, aunque también pueden ser horizontales. Las profundidades oscilan entre los 80 y 150 metros. El potencial es infinito, ya que se puede colocar en cualquier tipo de suelo. Y el equipo no requiere prácticamente ningún mantenimiento (los captadores tienen una vida útil de 100 años), ni emite olores ni ruidos.
Aunque es el ahorro energético, de hasta el 75%, su señuelo más potente. Por cada kilovatio eléctrico que consumimos por tener conectada la bomba de calor, el sistema geotérmico genera otros cuatro kilovatios.
Esta partida inicial sigue siendo la barrera de entrada para muchos dueños, aunque, es prácticamente el mismo desembolso que haría un propietario si, a cambio, colocase paneles solares, caldera y aire acondicionado. Hay que recordar que si se coloca geotermia no suele ser necesario poner paneles solares.
Una instalación geotérmica (sondeos, sala técnica y suelo radiante) puede estar entre 20.000 y 33.000 dólares dependiendo de muchos factores.
Estamos a años luz de otros países. La implantación en Colombia de la geotermia es casi testimonial si se compara con Suecia, el primer país europeo en utilizarla como consecuencia de la crisis del petróleo de 1979.Es una buena opción de energía renovable a la cual debemos invertirle más en todos los aspectos.

Método para fabricar a bajo costo células solares eficaces hechas de casi cualquier material semiconductor

sonal-panels-1
Se ha conseguido desarrollar una nueva tecnología que permitiría producir células solares, hechas virtualmente de cualquier material semiconductor, y dotadas con una alta eficiencia y un costo económico modesto.
 Esta tecnología abre el camino hacia el uso de semiconductores abundantes y relativamente baratos, como por ejemplo sulfuros, fosfuros y óxidos metálicos, que se habían considerado inapropiados para las células solares porque es muy difícil ajustar sus propiedades por medios químicos.
 La nueva tecnología, desarrollada por investigadores del Laboratorio Nacional estadounidense Lawrence Berkeley (Berkeley Lab), en California, y la Universidad de California en Berkeley, permite evitar las dificultades de adaptar por la vía química para las funciones deseadas a muchos semiconductores abundantes y de baja o nula toxicidad, gracias a poder hacer esas adaptaciones recurriendo a una nueva vía que sólo requiere aplicar un campo eléctrico.
 Las células solares convierten la luz del Sol en electricidad gracias a utilizar materiales semiconductores que exhiben el efecto fotovoltaico, lo que significa que absorben fotones y emiten electrones que pueden canalizarse en una corriente eléctrica.
 A la energía solar fotovoltaica se la considera la mejor fuente potencial de energía verde, limpia y renovable, pero por ahora las tecnologías que se emplean en ella no cumplen con los requisitos necesarios para que la energía solar alcance el importante puesto que le corresponde entre las fuentes de energía de la Tierra. Las tecnologías hoy usadas en la energía solar se apoyan mucho en semiconductores relativamente escasos y caros, como grandes cristales de silicio o películas delgadas de telururo de cadmio o de seleniuro de cobre, indio y galio, que resultan todos ellos difíciles y/o caros de fabricar e incorporar en los dispositivos.
 La nueva tecnología reduce el costo y la complejidad de fabricar células solares, y por eso proporciona lo que podría ser una alternativa importante, rentable y respetuosa con el medio ambiente, que aceleraría el uso de la energía solar.